Por qué dictamos cursos sobre prevención del suicidio para profesionales

Actualizado: ene 12



El Centro de Asistencia al Suicida Buenos Aires es una asociación civil sin fines de lucro cuyo objetivo básico es la prevención del suicidio. Nuestra principal tarea es sostener una línea telefónica gratuita, anónima y confidencial de asistencia a personas en crisis o riesgo de suicidio. Sin embargo, sabemos que el suicidio es un problema social por lo que brindar asistencia a las personas afectadas no alcanza: para lograr una prevención efectiva es necesario que todos, o al menos la mayoría de las personas en la comunidad, nos transformemos en agentes activos de prevención.


El pensamiento suicida es omnipresente. La persona que piensa en el suicidio lo hace en su casa, frente a sus amigos o familiares, en el colectivo, en el trabajo, en el consultorio médico o en terapia; lo hace todo el tiempo y en todo lugar. Y, aunque es común que intente ocultar sus pensamientos y también es común que quienes estamos cerca no prestemos suficiente atención a lo que vemos y oímos, siempre hay señales. Si hubiera más personas preparadas para interpretar estas señales y dispuestas a brindar una asistencia primaria efectiva, muchas vidas podrían salvarse.


Sabemos que generar una red amplia de contención social para que cada persona que la necesite encuentre la asistencia adecuada es casi una utopía, pero frente a la realidad de más de tres mil personas al año que pierden su vida a causa de suicidio solo en nuestro país, cada pequeño avance es significativo. Por eso, además de brindar asistencia primaria desde nuestra línea de asistencia al suicida, difundimos los aspectos básicos de la prevención del suicidio en todos los medios que nos convocan, desde nuestra página web y en las redes sociales, damos charlas de concientización en colegios y otras instituciones, participamos en congresos y simposios y dictamos cursos sobre prevención del suicidio y asistencia a personas en crisis.


Los profesionales que en el desarrollo de su tarea interactúan con personas tienen un lugar de privilegio en esta red de contención social a la que nos referimos antes. No solo los psicólogos y psiquiatras, que con frecuencia tratan personas con problemas emocionales; también los maestros, profesores y demás personal educativo que pueden observar a niños y adolescentes durante períodos prolongados; los bomberos, policías y otras fuerzas de seguridad que pueden intervenir en situaciones críticas, los médicos, enfermeros y auxiliares sanitarios que tienen contacto directo con personas afectadas por enfermedades; los asistentes sociales, funcionarios públicos y en general todo profesional que en su tarea pueda observar y escuchar a otros.


No debemos pensar que la asistencia primaria a personas en crisis o con ideación suicida es tarea exclusiva de los profesionales de salud mental. Sí lo será el tratamiento, cuando sea requerido, pero si le negamos la asistencia primaria a alguien que la está necesitando corremos el riesgo de que nunca llegue a recibir la ayuda. Por ese motivo es importante que todos, pero muy especialmente los profesionales que interactúan con personas, sepamos, qué observar y cómo intervenir.


Ver también:

Curso de introducción a la suicidología

Usted puede prevenir un suicidio

429 vistas