Stephen Hawking y la lógica de la justificación del suicidio


Cuando las personas hablan de sus pensamientos suicidas, suelen contar historias y situaciones tan desgarradoras que incluso los asistentes pueden caer en la lógica de la justificación del suicidio o, al menos, en la lógica de la justificación del pensamiento suicida, que podría resumirse así: “Si yo estuviera en esa situación, no sé si no pensaría también en el suicidio”.

Sin dejar de admitir que el pensamiento suicida puede resultar hasta natural en determinadas circunstancias, la tarea del asistente es siempre ofrecer alternativas realistas y sinceras, es por eso que resultan tan esclarecedores los ejemplos de vidas como la de Stephen Hawking, que reemplazan la lógica de la justificación del suicidio por la lógica de la búsqueda de sentido siempre y en todas las circunstancias.

Se puede decir que Hawking contaba con una ventaja, él era consciente de que iba a morir. No sabía si le quedaban algunos meses o algunos años, pero sí que la enfermedad que le diagnosticaron en su juventud, tarde o temprano causaría su muerte. Tal vez por eso valoró cada minuto de las más de cinco décadas que le robó a su destino. En realidad, todos sabemos que vamos a morir, pero a muy pocos de nosotros esa consciencia nos lleva a valorar la vida de ese modo.

La esclerosis lateral amiotrófica (ELA) es una enfermedad cruel. El hombre que supo develar los misterios más profundos sobre el origen del Universo vió cómo sus músculos progresivamente fueron paralizándose hasta dejarlo casi completamente inmóvil. Aún así, las personas que estuvieron cerca de Hawking cuentan que nunca lo escucharon quejarse, por el contrario, siempre se mostraba agradecido por la vida que le tocó en suerte.

Existe, sin embargo, otro factor que puede ayudarnos a entender esa tenacidad frente a la adversidad: Tenía una pasión. Desde sus años de estudiante, la curiosidad por develar los misterios del Cosmos, no sólo lo impulsó a convertirse en uno de los científicos más reconocidos de la Historia, sino que también lo ayudó a encontrarle un sentido a una vida tan difícil.

Si Usted siente que necesita hablar sobre sus propios pensamientos suicidas, no dude en llamar a nuestra Línea de Asistencia al Suicida.

Las opiniones vertidas en estas notas no necesariamente reflejan posturas oficiales del Centro de Asistencia al Suicida y se publican bajo exclusiva responsabilidad de sus autores.


217 vistas