Curso para Profesionales de Introducción a la Suicidología

Como parte de nuestro programa de difusión comunitaria de los principios y herramientas básicas para la prevención del suicidio, desde el Centro de Asistencia al Suicida dictamos periódicamente un curso de introducción a la suicidología para profesionales, docentes, estudiantes, agentes de salud, fuerzas de seguridad, personal de emergencias, y todo aquel que por su profesión interactúe con personas a las que eventualmente podría brindarle asistencia o que, por cualquier motivo, esté particularmente interesado en la prevención del suicidio desde los roles que cada uno ocupa en la comunidad.

 

Es un curso breve pero intensivo y muy interactivo con el objetivo de que los participantes ganen en idoneidad, seguridad y confianza en todas sus intervenciones profesionales en relación a la prevención del suicidio.

 

Si bien la nuestra es una asociación sin fines de lucro, esta es una actividad arancelada. Todo lo recaudado se utiliza para financiar otros servicios que el Centro de Asistencia al Suicida brinda gratuitamente a la comunidad, entre ellos, nuestra Línea de Asistencia al Suicida y otras actividades de difusión incluyendo nuestra página web donde continuamente se publican contenidos útiles, otros cursos, charlas en instituciones y presentaciones abiertas; de modo que quienes participen ya están colaborando con la prevención del suicidio.

 

 

Ficha de la próxima edición 

 

DURACIÓN:

 

8 horas divididas en cuatro módulos de 2 horas cada uno, distribuidos en cuatro encuentros semanales.

 

CUÁNDO:

 

Sábados 8, 15, 22 y 29 de Agosto de 2020 en el horario de 11 a 13 horas.

 

DÓNDE:

 

Vía web por plataforma Zoom.

 

DIRIGIDO A:

 

Psicólogos, médicos, trabajadores sociales, docentes de todos los niveles, councelors, coachs, enfermeros/as, personal que trabaja en áreas de recursos humanos, agentes de salud, estudiantes de carreras afines y todo aquel que en su actividad profesional u otras actividades interactúe con personas a las que eventualmente pueda brindarles asistencia.

 

A CARGO DE:

 

Profesionales especializados en la temática, miembros del equipo profesional del Centro de Asistencia al Suicida:

 

Lic. Fernanda Azcoitia

Lic. Nora Hazebrouck

Lic. Nora Fontana

OBJETIVOS:

 

-Sensibilizar y concientizar sobre la temática del suicidio.

-Brindar recursos para detectar señales y poder realizar un abordaje preventivo y asistencial.

 

TEMAS A DESARROLLAR:

 

  • El suicidio como cuestión de todos. La negación social del suicidio.

  • Descripción del Proceso Suicida.

  • Mitos y realidades.

  • Factores de riesgo y factores protectores.

  • Suicidio y etapas de la vida (Niñez, adolescencia, adultez, vejez).

  • El suicidio en la escuela: su abordaje preventivo.

  • La educación emocional como factor de prevención desde la familia y la escuela.

  • Qué pasa después del suicidio: los afectados y su duelo.

  • Las organizaciones que se ocupan del suicidio. La línea telefónica asistencial del Centro de Asistencia al Suicida Buenos Aires.

 

INFORMES E INSCRIPCIÓN:

 

Escribiendo a: capacitacioncasba@gmail.com

 

O bien completando el formulario para solicitar información.

 

ARANCEL:

 

Mil Quinientos Pesos ($1.500).

Se puede pagar aquí con todos los medios de pago.

O bien en 3 cuotas sin interes puede pagar aquí con todos los medios de pago.

Todo lo recaudado será destinado a tareas de prevención del suicidio realizadas por nuestra institución.

 

CERTIFICADOS:

 

Se entregarán Certificados de Asistencia.

 

CAPACIDAD:

 

Los cupos son limitados pero aún hay vacantes.

 

 

Resumen de los contenidos

 

El suicidio como cuestión de todos. La negación social del suicidio.

Más de tres mil argentinos mueren cada año a causa del suicidio y otros cuatro mil en eventos de intencionalidad no determinada. Estas cifras ubican al suicidio entre la primera y la segunda causa externa de muerte en nuestro país, un número equiparable a la cantidad de defunciones por accidentes de tránsito, mayor que las muertes por inseguridad o violencia doméstica. Sin embargo, ni al Estado, ni a los medios de comunicación, ni a las personas, parecieran preocuparles estas cifras. El estigma del suicidio es tan fuerte que preferimos pensar que esta tragedia no está sucediendo. Si queremos lograr una prevención del suicidio efectiva deberemos cambiar de actitud. Hablaremos de las acciones personales y sociales necesarias para que el suicidio ocupe el lugar que le corresponde en la agenda de prevención.

 

Descripción del Proceso Suicida

 

Cuando ocurre un suicidio la pregunta que todos nos hacemos es: ¿Por qué?, y nunca faltan aquellos que proponen explicaciones simplistas, algunas veces para calmar la angustia que genera el no entender. “Andaba mal de salud”, tenía problemas económicos”, “nunca superó la separación”, “hace tiempo que estaba deprimido” son algunas de las cosas que nos dicen. Sin embargo, muchísimas personas que atraviesan situaciones similares ni siquiera piensan en quitarse la vida. El suicidio es un fenómeno mucho más complejo: entenderlo podría ayudarnos para orientar las tareas de prevención dirigiéndolas hacia etapas cada vez más tempranas del proceso suicida.

 

Mitos y realidades

 

Son muchos los mitos o conceptos erróneos que circulan con respecto al suicidio: “el que se quiere matar no avisa”, “solo los profesionales pueden ayudar”, “el que se recupera de un intento no vuelve a intentarlo”, “eso se hereda”, “hablar de suicidio puede inducir al acto”, “el suicidio se debe a una enfermedad mental”, etc. Estas creencias no son inocuas; por el contrario, muchas veces obstaculizan o bloquean las tareas de prevención y asistencia por lo que en realidad son muy peligrosas. Sin embargo, el estigma que pesa sobre el tema del suicidio no permite discutirlas y aclararlas. La propuesta es generar un espacio donde estos conceptos puedan ser clarificados.

 

Factores de riesgo y factores protectores

 

Diversos estudios epidemiológicos muestran que existen determinadas circunstancias o condiciones que hacen que en determinados grupos el suicidio sea más o menos frecuente. A las circunstancias y condiciones que aumentan el riesgo de cometer suicidio se los denomina factores de riesgo de la conducta suicida; y a las que reducen el riesgo de cometer suicidio se los llama factores protectores de la conducta suicida. Promover los factores protectores de la conducta suicida y evitar o reducir el impacto de los factores de riesgo de la conducta suicida es la estrategia más efectiva para prevenir el suicidio y es también la más accesible. Por eso es importante conocer tanto los factores de riesgo como los protectores.

 

Suicidio y etapas de la vida (Niñez, adolescencia, adultez, vejez)

 

El suicidio prácticamente no tiene edad, pero sin embargo el proceso suicida tiene características propias en cada etapa de la vida que se relacionan con las crisis vitales. Del mismo modo, las acciones de prevención y asistencia deben también adaptarse a las características particulares de cada grupo etario.

 

La infancia y la adolescencia son las etapas donde mayor efectividad tiene la promoción de factores protectores y la reducción de los factores de riesgo. Los adolescentes son el grupo con índices de suicidio más altos y por eso es tan importante escucharlos y observar sus conductas muchas veces ambiguas. Los adultos se enfrentan con la frustración de los proyectos inconclusos y los fracasos en la realización de sus sueños por lo que puede ser una etapa de duelo por las ilusiones perdidas y de adaptación a realidades siempre nuevas. La vejez, requiere una gran capacidad de adaptación que es necesario acompañar.

 

Conocer las características, las problemáticas y la particular forma de mirar la vida de cada grupo etario, junto con una escucha atenta de las situaciones y los recursos particulares de cada persona puede ayudarnos a brindar una mejor asistencia.

 

El suicidio en la escuela: su abordaje preventivo

 

Los docentes tienen una posición privilegiada, tanto en la prevención del suicidio infantil o adolescentes como en la promoción de valores, habilidades y actitudes que actúen como factores protectores de la conducta suicida durante toda la vida. Son los profesionales que más tiempo pasan con los chicos y son, además, corresponsables, junto a la familia, de su educación. La enseñanza brinda innumerables oportunidades para observar a los niños o adolescentes en un medio que les es habitual y también la posibilidad de intervenir de diferentes formas y en distintas circunstancias: cuando el tema del suicidio no está presente, cuando aparece en forma colateral, cuando la comunidad educativa es sacudida por el suicidio de uno de sus miembros o un personaje famoso, cuando es necesario asistir a un alumno en situación de crisis, cuando aparece una señal de alarma o se genera una emergencia. Un mejor conocimiento de los recursos disponibles y de las pautas recomendadas para estas situaciones le dará al docente mayor seguridad y mejorará la eficacia de la prevención o la asistencia.

 

La educación emocional como factor de prevención desde la familia y la escuela

 

La forma más efectiva de prevenir el suicidio es la promoción de los factores protectores y reducción de los factores de riesgo. Muchos de ellos, tal vez todos, tienen relación con la educación emocional tanto en el hogar como en la escuela. No podemos evitar que nuestros hijos o alumnos sufran circunstancias adversas durante sus vidas, pero sí podemos brindarle las herramientas para poder hacerles frente respondiendo con seguridad y coraje. Estos recursos son el mejor legado que les podemos dejar y se relacionan con valores, habilidades y actitudes que los chicos aprenden en lo que denominamos educación emocional.

 

Si la educación emocional se jerarquiza, si prestamos atención a qué enseñar en este sentido y cómo enseñarlo, si le dedicamos el tiempo y el esfuerzo necesario, no solo estaremos formando generaciones más felices sino que habremos tomado la acción más importante en la prevención del suicidio.

 

Qué pasa después del suicidio: los afectados y su duelo

 

Pese a todos los esfuerzos que pongamos desde la prevención del suicidio y la asistencia a las personas en crisis, el suicidio seguirá siendo una posibilidad cierta, y ese es un límite que debemos aceptar. De hecho, miles de personas mueren cada año a causa de suicidio dejando decenas de miles de familiares, amigos, compañeros y conocidos con la angustia de no entender por qué.

 

El duelo por la pérdida de un ser querido a causa de suicidio es diferente, se juegan otras emociones y con otra intensidad. El dolor que produce una muerte cercana a causa de suicidio es tan intenso que sus marcas pueden perdurar toda la vida. Las estadísticas nos muestran que el riesgo de morir a causa de suicidio es más alto para los familiares cercanos de un suicida. También por esto es tan importante poder acompañar a estas personas en su duelo, pero para hacerlo debemos comprender su dolor.

 

Las organizaciones que se ocupan del suicidio. La línea telefónica asistencial del Centro de Asistencia al Suicida Buenos Aires

 

La experiencia de numerosas organizaciones alrededor del mundo demuestra que otra estrategia muy efectiva en la prevención del suicidio es la asistencia de personas en crisis. Asistir a una persona es escucharla, contenerla emocionalmente y reflexionar junto a ella sobre posibles alternativas de vida. Sería ideal que todas las personas estuvieran preparadas y dispuestas para brindar asistencia a quienes tienen más cerca, pero, aunque así fuera, muchos, por vergüenza, pudor o miedo a ser juzgados prefieren no comentar sus angustias más profundas dentro de su entorno cotidiano. Los servicios de salud pueden ser de ayuda en este sentido; pero, en general, no cuentan con la inmediatez que una crisis emocional requiere. Por este motivo las líneas telefónicas de asistencia a personas en crisis anónimas, confidenciales y gratuitas, en general atendidas por voluntarios, continúan siendo un recurso importantísimo en la prevención del suicidio.

 

Disertantes

fernanda.jpg

Lic. en Psicología.

Terapeuta.

Post grado en Mediación Familiar y Negociación.

Especializada en Comunicación, vínculos y coordinación de grupos.

Formadora.

Presidente y Coordinadora del Equipo profesional del Centro de Asistencia al Suicida.

Integrante de ASULAC (Asociación de Suicidologia de Latinoamérica y el Caribe).

María Fernanda Azcoitia

nora f.jpg

Lic. en Psicología - Universidad de Belgrano.

Docente Universitaria en (UCA) Universidad Católica Argentina, (USAL) Universidad del Salvador y (UBA)Universidad de Buenos Aires.

Integrante del Gabinete Psicopedagógico de varios colegios de Buenos Aires.

Terapeuta.

Dictado de cursos y seminarios en distintas instituciones.

Viceprecidenta y miembro del Equipo de Profesional del Centro de Asistencia al Suicida.

Nora Fontana

nora h.jpg

Licenciada en Psicología (UBA).

Practica hospitalaria en el Departamento de Genética del Hospital Rivadavia.

Coordinación de grupos operativos de crianza y destete en la Liga de la Leche.  

Entrenadora en el Curso para Aspirantes en el Centro de Asistencia al Suicida.

Miembro de la Comisión Directiva y del Equipo Profesional del Centro de Asistencia al Suicida

Nora Hazebrouck

Solicito más información sobre este curso
 

Colaboran con el Centro de Asistencia al Suicida:

1/2

Línea de prevención del suicidio: tel:135 (línea gratuita)

(011)5275-1135 desde todo el país

  • Facebook Social Icon
  • Twitter Social Icon
  • Blogger Social Icon
  • Instagram Social Icon

Si Usted también quiere colaborar, su aporte desde solo $ 50, hará que podamos brindar mejor asistencia a cada vez más personas que la necesitan. Ingrese aquí para registrar su donación.